INFO: VENTAS@HOUSEOFWEED.CL

Existen ventajas relacionadas a trasplantar tus plantas de cannabis, y con esta guía paso a paso aprenderás a trasplantar tus plantitas perfectamente cuando necesites.

El proceso es muy sencillo pero requiere que lo hagamos con  cuidado para evitar generar un estrés demasiado alto a nuestras plantas.

Ahora bien, ¿Por qué deberías trasplantar? ¿Por qué no cultivar directamente en maceta final desde un principio?. Sigue leyendo y encontrarás las respuestas.

Tabla de contenido:


    ¿Por qué hacer trasplantes?

    Un trasplante es la acción de pasar nuestra planta de una maceta a otra más grande, tan sencillo como eso.  

    La razón de que sea útiles que ayudan a que las plantas crezcan rápidamente en la etapa vegetativa.

    Si comienzas las primeras semanas de cultivo en una maceta o contenedor pequeño, crecerán más rápido que si plantas tus plantitas o clones en una maceta más grande. Esto debido a que es más fácil para las pequeñas raíces tener acceso a la mezcla perfecta de aire y agua.

    Sin embargo, cuando las raíces hayan colonizado todo el espacio, deberás trasplantar para asegurarte que puedan expandirse y seguir creciendo.

    Si no tienen suficiente espacio, tienden a formar una especie de pared en los bordes del contenedor, lo que ocasiona múltiples problemas. Comenzarán a enredarse y terminarán por “asfixiarse” a sí mismas.

    Esto terminará por afectar el desarrollo de la planta y estancar el crecimiento.

    Todo trasplante implica estrés, así que está en nuestras manos (Literalmente) hacerlo con el mayor cuidado posible. Si el trasplante se hace mal, el estrés provocado podría traducirse en una reducción en la producción... ¡Y nadie quiere menos flores!.

    Generalmente, las plantas requieren entre 2 y 3 trasplantes durante su desarrollo. Los cultivadores tomamos esta decisión en base a distintos factores, como la experiencia y necesidad de cada uno. 

    En el caso de que cultives automáticas, te recomiendo no trasplantar, debido a que cada día en su desarrollo es sumamente importante debido a su genética, y cualquier estrés significa una disminución en su producción. En mi opinión personal, si se cultivan este tipo de variedades, es mejor plantar en la maceta definitiva.

    ¿Cuándo hacerlo?

    Como regla general el trasplante se debe realizar cuando tu planta es demasiado grande para la maceta en la que se encuentra, una manera de medir esto es ver si el tamaño de tu planta es dos veces mayor que el de tu maceta. 

    También puedes fijarte si después del riego el sustrato se seca rápidamente, eso nos dice que las raíces ya ocupan toda la maceta y el crecimiento se estancará si no hacemos algo al respecto. Al hacerlo, permitirás que las raíces de tus plantas sigan creciendo y desarrollándose sanas y fuertes.

    La idea es que las raíces cubran todo el espacio del macetero. De esta forma se aprovechará todo el sustrato, el agua y los fertilizantes de manera eficiente, y lo que es aún más importante, la planta crecerá con mayor vigor.

    Guía para hacer un trasplante

    Ahora iremos paso a paso para que hagas tus trasplantes sin mayor problema.

    Preparación

    Lo primero que se debe hacer antes de trasplantar es esperar a que el sustrato esté seco y la maceta liviana, de esta manera será más fácil sacarla de la maceta y evitarás que caiga un pedazo del sustrato húmedo junto con tus raíces.

    Mientras esperamos que eso ocurra, podemos ir preparando la maceta nueva.

    Lo principal es colocar una base de tierra y humedecer, luego colocar el sustrato y hacer un hoyo justo en el centro, donde irá nuestra planta trasplantada. Puedes humedecer el sustrato unas 24 horas antes para activarlo.

    Un dato importante es que cuando voy a hacer trasplantes, espero que sea ya de tarde, de esta manera las raíces no quedan expuestas a la luz directa del sol y no se estresan. Recuerda que tus raíces se desarrollan en un ambiente húmedo y oscuro, y la luz directa es todo lo contrario.

    En esta etapa procuro ocupar micorrizas, un hongo benéfico para nuestras plantas que ayuda a que las raíces tengan una mayor absorción de nutrientes y que la planta crezca más fuerte. Las esparzo directamente en el sustrato nuevo.

    Y ahora viene la hora de la verdad...

    El trasplante: paso a paso

    Antes de sacar nuestra planta, es necesario que la movamos un poco para despegar las raíces de las paredes. Una técnica que uso es apretar los costados de la maceta hacia adentro, con esto despego las raíces de las paredes de la maceta y facilito la salida.

    Ahora, toma la planta por la base del tallo con una mano y con la otra sujetas la base de la maceta. Mientras mantienes esta posición, voltea tu maceta hacia abajo para sacarla del macetero donde se encuentra (¡Cuidado con las ramas!). 

    Coloca con mucho cuidado la planta dentro de la nueva maceta, evitando tocar ni dañar las raíces. Acá también puede añadir un poco de micorrizas directamente en las raíces si lo deseas.

    Coloca más sustrato a la nueva maceta hasta cubrir toda el área y presiona suavemente para darle más estabilidad, riega con abundante de agua con pH regulado sin fertilizantes.

    Y listo, ya puedes declarar el trasplante por terminado, pero como en toda operación, vienen los cuidados posteriores.

    Cuidados posteriores

    Luego de trasplantar, la planta necesita adaptarse a su nuevo entorno, lo ideal es regar con abundante agua para estimular el crecimiento de las raíces hacia el sustrato nuevo. 

    Es recomendable dejar nuestras plantas en la sombra después del trasplante para que se recuperen. Finalmente es una cambio grande para ellas y requieren unos días de descanso.

    Otras recomendaciones

    • Procura utilizar un sustrato similar al que se encuentra en la maceta donde estaba tu planta, así evitarás estresarla porque la estarás pasando a un ambiente conocido.
    • Los días posteriores al trasplante no expongas las plantas a la luz directa del sol o luces de cultivo a una distancia muy corta o muy intensa. Una luz tenue ayudará a que la planta se mejor a su nuevo medio paulatinamente. 

      • Tras el trasplante, la planta requiere niveles más bajos de fertilización, debido a que el consumo de nutrientes disminuye durante los primeros días. Te recomiendo no fertilizar al menos por los primeros 4 días posteriores al trasplante.

      Espero que esta info te ayude en tu próximo trasplante :)




      Dejar un comentario

      Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.


      Ver artículo completo

      Bitácora de cultivo: Dark Devil Auto XL
      Bitácora de cultivo: Dark Devil Auto XL

      2 Comentarios

      Cultivo de automática morada en interior. Fertilización, técnicas usadas, problemas que tuve y más.
      alt='' cogollo de marihuana con moho ''
      Hongo en plantas y cogollos: ¿cómo detectarlos y qué hacer?

      1 Comentario

      Todo lo que necesitas saber del moho en la marihuana: por qué aparece, cómo evitarlo y qué hacer si ya están contaminada.
      alt='' cogollos autofloreciente house of weed ''
      Todo sobre las plantas autoflorecientes

      4 Comentarios

      Cosecha lista en 3 meses. Te explico cómo cultivar de una planta de marihuana automática.