DynaTec: Apollo vs. Orion

DynaTec: Apollo vs. Orion

Reseña y comparación de los DynaTec, los calentadores por inducción para vaporizadores DynaVap.

Para utilizar vaporizadores sin batería como los DynaVaps, se necesita una fuente de calor.

Lo más común es usar un encendedor tipo torch, pero hay más opciones.

DynaVap creo la línea Dynatec, calentadores por inducción que permiten usar los dispositivos sin necesidad de fuego, los ''induction heaters'' como se llaman en inglés.

Hoy te contaré un poco más sobre estos productos y te mostraré las diferencias entre los 2 modelos actuales: el Apollo y el Orion.

Tabla de contenido:

DynaTec: ¿Qué son los induction heater?

Los vaporizadores DynaVap destacan cada uno en distintos aspectos, pero hay uno en los que todos coinciden: la forma de calentarlos.

Usar un torch es la forma tradicional de muchos para calentarlos, y fue la única durante mucho tiempo hasta que apareció la línea de DynaTec.

Los DynaTec son calentadores de inducción especialmente diseñados para los vaporizadores DynaVap, lo que te proporciona una alternativa al torch.

Su funcionamiento es similar al de las cocinas vitrocerámicas. Cuando se enciende y entran en contacto, una corriente eléctrica es enviada al vaporizador ocasiona que este se caliente hasta llegar a la temperatura ideal y que suene el click.

Pros y contras de los Induction Heaters

Antes de explicarte las diferencias entre los distintos modelos, te que compartir por qué me gustan los induction heaters y qué puntos negativos les encuentro:

Beneficios:

1. Son cómodos y fáciles de usar, sólo se necesita una mano presionar levemente el vapo sobre el calentador.

Cuando estoy en el sofá viendo algún docu, o en la oficina en el compu, me gusta usarlos porque los dejo a un lado y los puedo usar continuamente mientras hago otras cosas. 

Al tener incorporado un imán en ambos modelos, puedo dejar el vapo encima mientras no lo estoy utilizando y evito el riesgo de quemar algo, ya que el vapo queda caliente unos minutos después de calentarse.

2. Me despreocupo de recargar.  

Los encendedores tipo torchs me gustan bastante, y los uso cuando quiero hacer todo el ritual de ''fumar'' (en realidad sería vapear). Sin embargo, el gas se acaba relativamente rápido.

Y aunque una recarga es barata, no siempre tenemos el tubo cerca para hacerlo, o no siempre lo podemos llevar.

A mi me pasó ahora vine a Europa por un par de meses. Tenía la maleta llena y no quería traer el gas, y para dos meses, la recarga del torch sería insuficiente. 

Así que me traje el induction heater, al fin y al cabo electricidad hay en ''casi'' todas partes. 

3. Se calienta de forma controlada, entonces el vapor puede ser mejor y la hierba durar más.

Los DynaTec fueron creados por DynaVap para usar sus vapos, por lo que están diseñados para que la experiencia sea perfecta. 

Se calienta poco a poco, lo que hace que el sabor fresco se mantenga por más tiempo. Aunque esto también hace que la vida de la hierba dure más. 

Hace un tiempo compartí la Review del Omni, en mi opinión uno de los mejores vapos de DynaVap, y comenté que con 0.1 g había podido dar casi 20 inhalaciones al usarlo con el Apollo 2. 

Cuando lo intenté con el torch fueron sólo 10 caladas.

Desventajas:

  • Se tarda un poco más en sacar nubes densas, pero mientras llegan se disfruta de los terpenos.
  • En el caso del Apollo 2, estás restringido a tener un enchufe cerca para poder utilizarlo, y con el Orion V2 debes estar atento de cargar su batería.
  • No son baratos. El precio está entre 130-200K CLP.

Induction heater: Apollo 2 y Orion V2

A 2021, DynaVap ha sacado dos modelos de calentadores por inducción: uno de escritorio, el Apollo 2, y otro portátil, el Orion V2. 

Acá te cuento sus diferencias:

DynaTec: Apollo 2🔌

El Apollo 2 es un calentador que se utiliza conectándolo a un enchufe.

Tiene un pequeño boton negro en la parte posterior que enciende el dispositivo y una luz LED verde que avisa que esta listo para usar.  

Para usarlo, sólo se introduce el DynaVap en el pequeño agujero que está iluminado con la luz LED hasta ver que la luz cambia a rojo, indicando que ya reconoce que el vapo está en posición e inicia el ciclo de calentamiento. Esperamos el click y... ¡Listo!

El Apollo es un excelente dispositivo para aquellos que les gusta vaporizar el lugares cerrados, ya sea estando tranquilo en el cuarto o en un sofá. 

Se conecta a corriente y se ubica sobre cualquier superficie. Tiene unas gomas en la parte inferior que evitan que se deslice.

De igual manera, en la parte superior incluye un imán que cumple dos propósitos muy importantes: Sostener y enfriar.

No es secreto para nadie que cuando calentamos este tipo de vaporizadores, cuesta colocarlos en un lugar sin arriesgarnos a quemarnos o dañar alguna superficie. 

Este imán cumple ambas funciones al sostener el vapo en una posición cómoda para no temer quemar la mesa o nuestras manos, y darnos un lugar seguro donde dejarlo enfriar.

DynaTec: Orion V2🔋

El Orion, es un calentador de inducción portátil, que incluso viene con una bolsa para el transporte.

Solo se necesita presionar el botón lateral de encendido tres veces para que encienda. 

A diferencia del Apollo, el Orion no necesita que presiones el vapo para activar el ciclo, ya que incluye un sensor de activación inteligente que lo detecta automáticamente y empieza el ciclo de calentamiento. 

Podemos ver que está funcionando porque la luz LED empezará a parpadear.

El Orion es ligero y pequeño, permitiendo vaporizar en exteriores más de forma fácil, cómoda y discreta. 

Su batería de 1000 mAh te dará una carga que durará aproximadamente unos 90 minutos, lo cual se traduce en unas 50-60 sesiones por carga. En lo personal, a mi me alcanza la batería para varios días. 

Cargar es bastante rápido, demora aproximadamente hora y media, ya que tiene uno de los nuevos puerto USB tipo C.

Comparación: Apollo VS. Orion

Deja un comentario

Todos los comentarios son revisados antes de publicarse.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la Política de privacidad de Google y los Términos del servicio.