REPROCANN: legalización del cannabis en Argentina

REPROCANN: legalización del cannabis en Argentina

Qué es y cómo funciona el Reprocann, la autorización para cultivar, transportar y poseer cannabis de forma legal en Argentina.
Las drogas: más que interacciones químicas Leyendo REPROCANN: legalización del cannabis en Argentina 6 minutos

El Registro Nacional de Pacientes en Tratamiento con Cannabis (REPROCANN), permite a los ciudadanos argentinos, acceder de forma legal a sus tratamientos con marihuana medicinal.

El trámite de inscripción en este registro se habilitó en marzo de 2021. Es gratuito, dura un año y fue creado a través del decreto 883/20, que regula la Ley N.º 27.350.

Con esta autorización, que entrega el Ministerio de Salud argentino a través de la REPROCANN, se puede cultivar en interior o exterior, además de poder transportar cogollos o concentrados de cannabis.

Tabla de contenido:

  1. Beneficios de estar registrado en el REPROCANN
  2. ¿Cómo se forma parte de REPROCANN?
  3. ¿Quiénes pueden inscribirse?
  4. Problemas del REPROCANN
  5. Conclusión

¿Cuál es el beneficio de  estar registrado en REPROCANN?

El registro permite que cualquier ciudadano argentino obtenga un certificado que autoriza el uso de cannabis medicinal y tener plantas para tales fines, o mediante una tercera persona o agrupación, que se encargue de proveer la marihuana o el concentrado medicinal.

Con respecto al detalle y cantidades de cannabis, se ha establecido lo siguiente:

  1. Transporte: 40 gramos de cogollos y hasta 6 frascos con 30 ml de concentrado.
  2. Cultivo interior: hasta 9 plantas en 6 metros cuadrados.
  3. Cultivo exterior: hasta 9 plantas en 15 metros cuadrados. 
  4. Los registrados en REPROCANN, pueden adquirir semillas a través del Registro Nacional de Comercio y Fiscalización de Semillas (RNCyFS).

¿Cómo se forma parte de REPROCANN? 

Para ser parte del Registro Nacional de Pacientes en Tratamiento con Cannabis, se debe considerar lo siguiente:

1.- Contar con el perfil digital de ciudadano argentino que se obtiene en la plataforma MiArgentina.

2.- Con el usuario creado en esta plataforma, más la indicación del médico tratante, se ingresa al sitio de REPROCANN donde se selecciona uno de los 5 perfiles de usuario (te los explico en detalle más abajo).

3.-Una vez ingresados todos los datos al registro, se generará un código de vinculación que debe ser entregado al médico tratante, quien está facultado para prescribir cannabis medicinal sin limitación respecto a patologías o enfermedades siempre y cuando cumpla con los requisitos determinados por el ministerio.

4.- El médico tratante, también posee un código en este registro y cuando ingresa en la plataforma la información y documentación del paciente, ambos códigos se vinculan.

5.- La información del paciente es entregada por el médico al ministerio de salud, a través de la plataforma de REPROCANN. Una vez analizada, se certifica, obteniéndose la autorización para tener plantas o contar con un cultivo solidario. 

Con respecto al tiempo para tener el certificado de cultivador medicinal autorizado, actualmente el ministerio no ha  establecido un tiempo mínimo de entrega.

Sin embargo los tiempos para obtener la aprobación rondaría los 3 a 4 meses, según el abogado y asesor jurídico Adrián Rodríguez. 

¿Quiénes pueden inscribirse?

El Ministerio de Salud argentino ha definido 5 diferentes perfiles para registrarse en REPROCANN:

  1. Paciente. Persona en tratamiento que puede tener sus plantas o vincularse a un cultivador solidario.
  2. Responsable a cargo. Representante legal del paciente, que puede cultivar o vincularse a un cultivador solidario.
  3. Cultivador solidario. es quien cultiva para la persona en tratamiento. 
  4. Profesional de la salud. encargado de recetar cannabis medicinal.
  5. Organizaciones No Gubernamentales (ONGs) vinculadas con la salud que pueden actuar como cultivadores solidarios para un máximo de 150 pacientes.

Problemas con el REPROCANN

El gobierno argentino ha implementado este programa de forma confusa.

Esto ha puesto de manifiesto serias deficiencias con respecto a la implementación del registro de cultivadores medicinales de Argentina.

Si bien ha transcurrido más de un año desde la apertura de este registro, todavía existen muchos jueces, policías y autoridades que desconocen su funcionamiento. 

Esto ha implicado que cultivadores medicinales autorizados por el programa, sigan siendo perseguidos, allanadas sus casas  y arrebatada su medicina.

Otro problema que ya se está detectando, es la alta demanda por consultas con médicos que están autorizados para recetar cannabis.

Este es uno de los problemas colaterales cuando se regula sólo la parte medicinal de la marihuana, ya que la demanda aumenta exponencialmente.

Según la revista  argentina  THC, el problema también radica en que en el sistema público casi no existen médicos que utilizan cannabis medicinal dentro de sus tratamientos lo que hace que la demanda se vuelque al sistema privado.

La telemedicina surge también como una opción para Argentina y actualmente ya existen sitios especializados donde se puede acceder a la atención a distancia y sus costo rondan los 4600 pesos argentinos.

Esta dependencia de recetas médicas para conseguir cannabis legal puede generar una distorsión en el mercado, propiciando que los médicos terminen “vendiendo” prescripciones para que los adultos puedan usar cannabis sin que -necesariamente- exista un fin medicinal.

Algo similar ocurrió cuando la marihuana medicinal logró tener el estatus de legal en California en 1996 y estaba pensada para apoyar el tratamiento de dolor crónico de enfermos terminales y pacientes con VIH.

Si bien estaba muy claro quienes podían acceder al tratamiento, al poco tiempo de puesta en práctica la ley, comenzó a crecer la demanda de recetas médicas, transformándose en un negocio que permitía a supuestos pacientes, acceder a marihuana medicinal, distorsionando el sentido de la ley.

Conclusión

Aunque esté lejos de ser un programa perfecto, el REPROCANN es un avance para la comunidad cannábica argentina.

A la fecha ya son más de 87 mil personas las que ya cuentan con una autorización para cultivar y transportar cannabis medicinal y son más de 10 mil personas las que están a la espera de obtener su certificado en REPROCANN. 

Sin embargo me gustaría hacer un punto sobre la invisibilización de los usuarios adultos o recreativos, en este proceso de despenalización del cannabis que impulsa Argentina.

A ellos se les sigue criminalizando y vulnerando sus derechos solo por consumir y cultivar.

Y este programa no los considera, más bien hace una separación entre usuario medicinal y usuario recreativo.

Básicamente la ley está diciendo que uno no es un delincuente y el otro sí, por ende, hay que encarcelarlo.

Y las penas de cárcel que arriesgan pueden llegar hasta los 15 años. 

En House of Weed creemos en la libertad de las personas de elegir lo que quieren consumir.

En este caso, mientras no se dañe la salud pública ni a terceras personas, el autocultivo debe ser un derecho.

Se debe permitir el consumo y que la persona pueda abastecerse con sus propias plantas.

1 comentario

Marcela colares

Marcela colares

Hola hice mí trámite en noviembre y no me deja averiguar el estado me dice Q n se encuentran te paso mí número de trámite 207881agradeceria si me pueden informar

Hola hice mí trámite en noviembre y no me deja averiguar el estado me dice Q n se encuentran te paso mí número de trámite 207881agradeceria si me pueden informar

Deja un comentario

Todos los comentarios son revisados antes de publicarse.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la Política de privacidad de Google y los Términos del servicio.

RECIBE MI WEEDLETTER✍️

En él te cuento de mis cultivos, aprendizajes sobre el consumo y otras vivencias relacionadas con esta planta.