¿dudas? ventas@houseofweed.cl

Con el aumento de la investigación científica sobre el cannabis medicinal, son muchas las creencias y los conceptos alrededor del uso esta planta que están cambiando e incluso desapareciendo.

Tal es el caso de la creencia popular de que el cannabis daña el cerebro, idea que se ha expandido globalmente y es una de las principales razones por la que muchas personas evitan su recreativo e incluso medicinal.

Hoy en día se sabe que esta relación no funciona precisamente de la forma que nos han hecho creer y que el Cannabis sólo en situaciones específicas, puede repercutir en nuestra salud neurológica.

Lo interesante del asunto es que la misma planta, estigmatizada por ser responsable de un supuesto deterioro cognitivo, ha demostrado tener propiedades neuroprotectoras y neuroregenerativas, lo que ha permitido abrir un horizonte de posibilidades de su uso para el tratamiento de enfermedades que afectan el sistema nervioso central.

Es por eso que acá te contaremos todo lo que se sabe actualmente sobre el uso del Cannabis medicinal como una alternativa en el tratamiento de enfermedades neurodegenerativas. 

Tabla de contenido:

    Enfermedades neurodegenerativas

    Se denominan enfermedades neurodegenerativas a los trastornos de salud caracterizados por la aceleración de la muerte celular de las neuronas.

    Se deben frecuentemente a respuesta inflamatorias o alteraciones en los mecanismo de regeneración de estos tejidos. 

    La muerte progresiva de las células de nuestro sistema nervioso, dan cabida a la aparición de diversos síntomas que pueden ir desde déficit motores hasta la afección de nuestros componentes cognitivos, estos últimos asociados al desarrollo de demencia.

    La demencia no hace referencia a una enfermedad específica, sino se trata de un término que engloba a un grupo de síntomas que afectan la memoria, el pensamiento y las habilidades sociales del paciente, de una forma lo suficientemente severa como para afectar su calidad de vida.

    ¿Cuales son las más comunes?

    Existe una basta variedad de afecciones neurodegenerativas que pueden afectar al ser humano, aun así las más frecuentes son:

    Enfermedad de Alzheimer:

    Es la enfermedad neurodegenerativa más frecuente y la primera causa de demencia en el mundo.

    Su principal característica es la alteración de la memoria pero puede afectar de igual manera el pensamiento, el razonamiento, la toma de decisiones e incluso la personalidad.

    Es una patología asociada al envejecimiento y pese a considerarse que tiene una causa multifactorial, se ha vinculado a la presencia de proteínas anormales en el cerebro que interfieren en la comunicación neuronal, el transporte de nutrientes y promueven su muerte: las placas de beta amiloide y los ovillos de proteínas tau.

    Enfermedad de Huntington:

    Es una enfermedad hereditaria con un patrón autosómico dominante, es decir solo se requiere una copia del gen alterado, proveniente de alguno de los padres para desarrollar la enfermedad.

    Esta se caracteriza por alteraciones en los movimientos y la postura, pero a medida que progresa puede llegar a producir trastornos cognitivos y psiquiátricos. La causa de esta enfermedad es la degeneración de las neuronas de los ganglios basales del cerebro.

    Enfermedad de Parkinson:

    Es un trastorno neurodegenerativo caracterizado por la disminución en la velocidad de movimientos, rigidez muscular, temblor en reposo y trastornos del equilibrio postural.

    Se suele asociar su aparición a factores genéticos y ambientales que predisponen el desarrollo de la enfermedad, que cursa con la destrucción de la neuronas de la sustancia negra localizada en el tallo cerebral y por ende una deficiencia en su principal neurotransmisor, la dopamina.

    Esclerosis múltiple:

    Es una enfermedad autoinmune que afecta con mayor frecuencia a mujeres entre los 20 y los 40 años.

    Su causa se debe a la destrucción de la mielina, sustancia que recubre los axones de las neuronas para permitir la transmisión rápida y eficiente de los estímulos nerviosos, generando de esta manera, alteraciones en la la comunicación neuronal. 

    Se evidencia en síntomas como: la pérdida de la agudeza visual, dificultad en el habla, sensación de descargas eléctricas, disminución de la fuerza muscular, temblores, entre otros.

    Esclerosis lateral amiotrófica:

    Es una enfermedad neurodegenerativa que afecta con mayor frecuencia a hombres entre los 40 y 70 años.

    Consiste en el deterioro progresivo de las neuronas motoras del cerebro y la médula espinal, afectando la capacidad de llevar a cabo movimientos voluntarios e involuntarios de los músculos, generando síntomas que van desde dificultad para caminar y hablar hasta alteraciones en la capacidad de respirar y deglutir alimentos.

    Su causa no ha sido claramente establecida pero se asocia a un componente hereditario (5-10% de todos los casos).

    Tratamientos disponibles en la actualidad

    Tristemente en la actualidad no existe un tratamiento farmacológico o quirúrgico que logre un efecto curativo en este tipo de enfermedades.

    Tratamiento farmacológico:

    Existe una amplia cantidad de fármacos que se utilizan en las diversas patologías neurodegenerativas. Varían según la patología diagnosticada, su progresión y los síntomas específicos que se busquen mejorar.

    El problema está en que muchos de los medicamentos utilizados no suelen aliviar satisfactoriamente los síntomas, y desafortunadamente la mayoría de estos están asociados a numerosos efectos adversos, por lo que se utilizan cuidadosamente.

    Tratamientos no farmacológicos:

    Una herramienta utilizada con frecuencia para tratar las enfermedades neurodegenerativas son las medidas no farmacológicas.

    Dentro de ellas podemos destacar: 

    Las terapias físicas, en las cuales especialistas en fisioterapia buscan disminuir la progresión de los trastornos motores del paciente y  mejorar su funcionalidad.

    Y por otro lado, las terapias cognitivo-conductuales, que buscan ejercitar las vías neurológicas asociadas con procesos cognitivos y así disminuir el deterioro y la progresión hacia la demencia.

    Cannabis Medicinal: ¿Puede ayudar?

    La razón detrás de las propiedades terapéuticas del cannabis es la interacción directa de sus más de 100 cannabinoides (THC, CBD, CBN, entre otros), terpenos y flavonoides con los receptores del Sistema Endocannabinoide.

    Este sistema es responsable de modular las funciones fisiológicas de diversos sistemas de nuestro cuerpo, como el sistema inmune, sistema digestivo, sistema osteomuscular, y por supuesto el sistema nervioso.

    Curiosamente diversos estudios han encontrado alteraciones en el sistema endocannabinoide en la mayoría de los pacientes con enfermedades neurodegenerativas.

    Del mismo modo, se ha comprobado que el manipular negativamente el sistema endocannabinoide en modelos experimentales, estos aumentan significativamente el riesgo de sufrir este tipo de padecimientos.

    Esto permite suponer la existencia de una estrecha relación entre el sistema endocannabinoide y nuestra salud neurológica.

    Evidencia científica de su uso en enfermedades neurodegenerativas

    Como mencionamos anteriormente la causa principal del desarrollo de enfermedades neurodegenerativas es la muerte progresiva de las neuronas y la deficiente respuesta regenerativa de las mismas.

    Es por esto que cuando se desarrollan investigaciones sobre el potencial medicinal del cannabis con estas patologías, se vuelve hacer especial énfasis en la acción en que ejercen sus cannabinoides sobre el sistema nervioso y el sistema inmune.

    Estudios recientes han sugerido que la utilización de cannabinoides, especialmente THC, en bajas dosis aplicadas a modelos animales ancianos, fomenta la neurogénesis (desarrollo de nuevas neuronas) en la zona del hipocampo (parte del cerebro asociada a la pérdida de la memoria en la enfermedad de Alzheimer).

    Diversos estudios también sostienen que las propiedades antiinflamatorias del Cannabis, y en especial el aceite de CBD, pueden jugar un papel fundamental en reducir los procesos inflamatorios que tienen lugar activamente en los fenómenos de muerte neuronal.

    Basándose en estas dos premisas, hoy en día existe evidencia científica sustentada en modelos experimentales animales y ensayos clínicos con humanos que nos permiten conocer su utilidad en el tratamiento de enfermedades específicas.

    Alzheimer:

    Existe evidencia que sostiene que el CBD tiene la capacidad de reducir la toxicidad de las placas de beta amiloide, efecto mediado a través de sus propiedades antiinflamatorias de este cannabinoide.

    De igual manera, el CBD ha demostrado disminuir el daño cognitivo y prevenir el desarrollo de déficit de reconocimiento social.

    Al estudiar el  uso conjunto de THC y CBD, se encontró que estos sirvieron para preservar la memoria y disminuir la inflamación mediada por la astroglias (células de sostén del sistema nervioso central).

    Por otro lado el THC, por sí solo, mostró evidencia de mejorar el balance, la marcha y disminuir la agitación en este grupo de pacientes.

    Huntington:

    Algunos estudios en modelos experimentales animales han logrado encontrar  evidencia de que el THC, el CBD y CBG pueden proteger las neuronas del cuerpo estriado, componente de los ganglios basales.

    Aun así, es importante destacar, que  los resultados en estudios clínicos realizados en humanos no han mostrado evidencia clara de efectos beneficios del uso del cannabis en cuanto a los síntomas o el desenlace de la enfermedad.

    Parkinson:

    Publicaciones respecto a la enfermedad de Parkinson señalan que, cannabinoides como el  THC, CBD y THCV han probado tener efectos antiparkinsonianos, mediados a través de propiedades antioxidantes.

    En el caso del THCV por su efecto de activación del receptor cannabinoide CB2 e inactivación del receptor CB1 (la hiperactividad de este último se asocia a estadios finales de la enfermedad).

    Del mismo modo el THC se ha relacionado con una mejora disquinesias (movimientos involuntarios) y al CBD con una mejora calidad de vida de los pacientes.

    Esclerosis Múltiple:

    La evidencia científica ha demostrado que el CBD mejora la evolución natural de la esclerosis múltiple, efecto que se sustenta mediante las propiedades antiinflamatorias de este cannabinoide.

    De igual manera se ha demostrado que al usarse en conjunto con THC, se potencian las capacidades de este último de disminuir la espasticidad y el dolor asociado a ella.

    Esclerosis Lateral Amiotrófica:

    No es muchas la evidencia disponible sobre el uso de cannabis medicinal en el tratamiento de esta enfermedad.

    Aún así, los limitados estudios existentes sugieren que el CBD modula la expresión de genes asociados al desarrollo de esclerosis lateral amiotrófica, y que el uso conjunto de THC y CBD puede retrasar la progresión de la enfermedad.

    THC o CBD: ¿Cuál es mejor?

    Si bien existen efectos asociados especialmente a un cannabinoide de forma aislada, las investigaciones de los últimos años sugieren que el uso combinado de los cannabinoides supera los beneficios de su uso de forma individual.

    Esto se logra explicar a través de un fenómenos conocido como “entourage effect” o “efecto séquito”, el cual se basa en la teoría de que el uso de presentaciones aceite de espectro completo (full spectrum), que contenga la totalidad de los cannabinoides, terpenos y flavonoides presentes en una cepa de cannabis, genera un efecto sinérgico que exacerba las propiedades terapéuticas de sus componentes por separado y al mismo tiempo permite disminuir efectos adversos indeseados que generalmente se asocian al efecto psicoactivo del THC.

    ¿Qué nos depara el futuro del cannabis medicinal?

    Si bien es cierto que cada vez existe una mayor compresión de las formas en las que actúa el Cannabis Medicinal en nuestro organismo y cada año se produce más evidencia científica, también debemos saber que aún falta un buen camino por recorrer para que la comunidad médica estandarice y recomiende su uso como un tratamiento de primera línea para el manejo de alguna enfermedad. 

    Sin embargo, no estamos tan lejos, en la actualidad ya existen presentaciones de aceites de CBD (epidiolex), que cuentan con la aprobación de la FDA (food and drugs administration) y cuyos efectos son ampliamente reconocidos por muchos países.

    Aun así, es válido aclarar que aquellos pacientes que no encuentren un alivio satisfactorio de sus síntomas con terapias convencionales o simplemente quieran optar por probar con una alternativa natural como el cannabis para el manejo de su enfermedad, están en el derecho de intentarlo.

    Recomendamos que esto se haga bajo la asesoría de un médico que descarte la presencia de contraindicaciones e informe sobre los posibles efectos adversos que se podrían presentar en el contexto de cada patología.

    “Deberíamos pensar primero en el cannabis como un medicamento que tiene algunas propiedades psicoactivas, como muchas medicinas, en lugar de un intoxicante que tiene algunas propiedades terapéuticas adicionales”

    Dr. Tod Mikuriya, pionero de la legalización y el uso del cannabis medicinal.

     

    Bibliografía:




    Dejar un comentario

    Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.


    Ver artículo completo

    ¿El cannabis te puede volver estéril?
    ¿El cannabis te puede volver estéril?

    Revisamos la literatura científica y te contamos qué se sabe sobre el efecto del cannabis en la fertilidad.
    Receptor CB1: Su potencial en tratamientos con Cannabis
    Receptor CB1: Su potencial en tratamientos con Cannabis

    Qué es el receptor CB1 y por qué tiene un gran potencial en el desarrollo de tratamientos con Cannabis medicinal.
    ¿Cannabis como tratamiento para el Cáncer?
    ¿Cannabis como tratamiento para el Cáncer?