Conoce tus derechos 🇨🇱🗿

Muchas veces, luego de ese día tan esperado cuando finalmente cosechamos las flores de nuestras plantas nos preguntamos, ¿Ahora qué hago con todas estas hojas?. Si ese es tu caso llegaste al lugar correcto porque aquí te explicaremos paso a paso cómo sacar provecho de todo ese material vegetal de una manera sencilla.

Tabla de contenido:

alt='' hoja de cannabis ''

Las hojas, especialmente aquellas cercanas a los cogollos de la planta de Cannabis son ricas en tricomas y dado que fumarlas no suele ser la mejor opción por los cambios que estas producen en la calidad del humo, muchas veces solemos desecharlas, perdiendo un gran potencial de cannabinoides de esa planta que nos tomó tanto tiempo cultivar.

Hoy te proponemos una alternativa eficiente y económica para aprovechar hasta el último tricoma de tu planta luego de ser cosechada y se trata de los famosos comestibles.

Hacer comestibles a base de hojas de marihuana es un proceso realmente sencillo y muy similar al utilizado para hacerlo a base de flores. Aquí te cuento el paso a paso para hacer una mantequilla cannábica.

Cómo hacer recetas Cannábicas

Paso 1: Elegir el material vegetal

El primer paso es recolectar la mayor cantidad de hojas posibles, no solo aquellas cercanas a los cogollos sino también las demás hojas que haya tenido la planta. 

Es importante en este paso descartar aquellas hojas que pudiesen estar infestadas por plagas u hongos, ya que nuestro propósito finalmente será ingerir el producto resultante.

alt='' restos del manicurado cannabis ''

Si no vamos a ocupar inmediatamente las hojas mi recomendación es almacenarlas en un envase hermético de vidrio o plástico y guardarlo en la nevera, así conservaremos al máximo los cannabinoides contenidos en las hojas.

Paso 2: Picar las hojas

Una vez nos decidamos a hacer uso de las hojas seguiremos con nuestro segundo paso, que consistirá en trocear con un cuchillo las hojas en fragmentos pequeños, de esta forma aumentaremos la superficie de contacto del material vegetal, lo que nos será de utilidad más adelante.

Debes recordar NO machacar las hojas cuando las trocees, de lo contrario dejarás todos los tricomas en la tabla de picar. Para trocear adecuadamente las hojas la clave está en hacer una torre de aproximadamente 10 hojas colocando de mayor tamaño debajo y luego enrollarlas como un tabaco, una vez enrolladas solo debes coger un cuchillo afilado y cortar “rodajas” desde la punta hasta la base ese rollo de hojas. Si los trozos quedan muy grandes puedes volver a pasar el cuchillo sobre ellos pero no debes excederte. 

Si tienes dudas de como hacerlo aca te dejamos un video del mundialmente conocido, Chef Gordon Ramsay, haciendo una demostración.

Paso 3: Descarboxilar

El tercer paso y el más importante, es descarboxilar las hojas.

Descarboxilar es un proceso en el cual convertimos el THCA (Ácido tetrahidrocannabinolico) en THC. El THCA es el precursor del THC en los tricomas del cannabis y la razón por la cual debemos descarboxilarlo es porque este precursor no es psicoactivo.

¿Cómo descarboxilamos las hojas?

Es muy sencillo, basta con colocar estas hojas troceadas en una bandeja metálica o de vidrio y hornearlas durante 30-45 minutos a una temperatura de entre 110 y 140 grados centígrados. Y tranquilo que no importa si tu horno es de gas o es eléctrico. 

Es importante precalentar el horno antes de introducir las hojas. Y si tu horno no permite graduar específicamente la temperatura, como el mío, puedes ponerlo en la opción más baja. 

alt='' descarboxilar marihuana en horno ''

Recuerda no pasarte de esta temperatura porque al pasar de los 140 grados o superar el tiempo sugerido podrías desnaturalizar los cannabinoides y estropear todo el trabajo.

Al descarboxilar activamos los cannabinoides para obtener un efecto high en el producto final.

Ahora que descarboxilamos nuestras hojas, tenemos que conseguir un ingrediente utilizado frecuentemente en la cocina en el cual podamos depositar todos estos cannabinoides y que mejor ingrediente que el secreto de la cocina francesa: mantequilla!, mantequilla! y más mantequilla!

Cabe acotar que este no es el único ingrediente que podemos impregnar de los componentes psicoactivos de la planta, tenemos la opción de utilizar cualquier elemento de la cocina que sea rico en grasas, por ejemplos acá te dejamos el enlace de como hacerlo con leche entera.

Claro que, si por distintas razones como ser vegano, no consumes leche o mantequilla, cualquier producto graso comestible como el aceite de oliva o el aceite de coco podrá hacer el truco. Acá te dejaremos un enlace de como hacer aceite de oliva con cannabis.

¿Por qué prefiero la mantequilla? Por tres simples razones.

  • Es deliciosa.
  • Al ser un producto graso nos permitirá incorporarlo con los cannabinoides, ya que son liposolubles (se unen a las grasas).
  • Es un ingrediente utilizado en infinidad de recetas, lo que nos abrirá las puertas a la transformación de cientos de platos en comida cannábica.

Paso 4: Infusionar

Para adicionar el THC y otros cannabinoides a nuestra mantequilla pasaremos al paso número cuatro, este paso consiste en añadir 500 ml de agua a una olla a baño de maría, adicionar 250gr de mantequilla y una vez esté derretida adicionar nuestras hojas previamente horneadas. Luego de esto dejaremos infusionar la mezcla por al menos 1 hora.

alt='' mantequilla con marihuana ''

A esta altura te preguntarás, ¿Por qué no he mencionado cantidades de hojas que deben ser utilizadas?. En internet encontrarán una gran discrepancia en los gramos de hojas sugeridos que varían desde los 15gr hasta los 50gr para preparar 250 gr de mantequilla, pero estos varían mucho dependiendo si se tratan de hojas secas o frescas y del contenido de THC de la planta.

En mi experiencia personal te recomiendo  utilizar todas las hojas disponibles y luego hacer una cata con una cucharadita de mantequilla en una tostada, así podrás tener una idea del efecto que tiene y podrás dosificar mejor a la hora de una receta completa con amigos. Recuerda que no hay dos mantequillas iguales y las concentraciones van a variar según la potencia de tu planta.

Pasado el tiempo, cuela la mantequilla con una gasa o colador fino, para sacar las hojas y restos de material vegetal, guárdalo en un recipiente y déjalo enfriar.

Pasadas 3 - 4 horas verás que la mantequilla quedará en la parte superior, y abajo queda un poco de agua. Separa la mantequilla y está lista.

Ahora que tienes tu mantequilla, leche o macerado de aceite de oliva cannábico, ¿Qué harás con él/ella?

El cielo es el límite, si tienes creatividad y algo de conocimiento culinario vas a poder hacer toda clase de recetas como pastas, salsas, nachos, hamburguesas, batidos, malteadas, postres y muchos otros platillos que te explicaremos cómo preparar en próximas publicaciones del segmento de comidas y extracciones de este blog.

Es muy importante que recuerdes que los comestibles generan un efecto más intenso y duradero que al fumar y aun cuando la intensidad de los efectos de los comestibles a base de hojas suelen ser un poco menores que con las flores no estas excento de sobredosificarte.

También, queremos recordarte que estos no son el único uso que se le puede dar a las hojas, ya que podemos utilizarlas para hacer infusiones, preparaciones culinarias no psicoactivas e inclusive si disponemos de los recursos y una gran cantidad de hojas obtener extractos y hachís.

Esperamos que este blog te haya sido de utilidad para sacarle provecho a tus hojas de cannabis luego de la cosecha o inclusive a esas plantas macho con las que muchas veces no sabemos qué hacer.

Hasta la próxima,




Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.


Ver artículo completo

leche con mariuhana
Receta de Leche Mágica - Cocina con Marihuana

Paso a paso para preparar leche cannábica. Recomendaciones de uso y dosificación en este blog.
macerado con cannabis
Receta: Macerado Aceite de Oliva de Marihuana

aceite RSO cannabis
Cómo hacer Aceite de Cannabis - RSO